‘Des’: la historia detrás del “asesino amable”

1 month ago 16

A los diez minutos de comenzar Des, el espectador ya sabe quién es el asesino y cómo se deshace de sus víctimas. No es el único: la policía lo arresta en las escenas iniciales. La miniserie británica de ITV (que en España puede verse a través de Starzplay) no se centra en el quién ni en el cómo, sino que trata de buscar un por qué a las acciones de Dennis Nilsen.

La serie toma como base una entrevista concedida por el homicida a la desaparecida Carlton TV en 1993, así como Killing For Company, el libro de Brian Masters (biógrafo a quien da vida Jason Watkins en la serie). El libro de Masters se centra, precisamente, en desentrañar los motivos que llevaron a Nilsen (David Tennant) a asesinar a, al menos, ocho personas.

La serie se adscribe al género true crime (que podríamos traducir como crónica negra), y enmarca los hechos en el Londres de finales de los 70 y principios de los 80. En aquella época, la ciudad era vista como un lugar prometedor para jóvenes y desempleados, como ejemplifica la narración real que acompaña las imágenes iniciales, pero la crisis económica que atravesaba el país desde la crisis del petróleo de 1979 y las políticas de Margaret Thatcher hicieron que la tasa de desempleo creciera un 141% en 4 años.

El número de personas sin hogar también aumentó. Era precisamente de la vulnerabilidad de estas personas de las que se aprovechaba Dennis Nilsen. Des —sobrenombre con el que prefería que le llamasen— trabajaba, además, en un centro de la Agencia británica para el empleo.

El “asesino amable”

Des fue apodado por la prensa como el “asesino amable” por su forma de actuar. Recorría las calles del Soho, uno de los barrios LGTB de la capital británica y se mostraba amistoso con hombres a los que veía solos y vulnerables, especialmente con los sintecho. Tras ganarse su confianza, les invitaba a casa. Algunos acudían, probablemente, atraídos por Nilsen, pero no todas sus víctimas eran homosexuales, como se remarca en la serie.

des historia realLos agentes Peter-Jay (Daniel Mays) y Steve-McCusker (Barry-Ward) detienen a Dennis Nilsen (David Tennant) | New Pictures/All3Media International (cedido por Starzplay)

Dennis Nilsen estrangulaba a sus víctimas, o las ahogaba en la bañera tras dejarlas inconscientes. Tras ello, lavaba los cadáveres, los volvía a vestir y convivía con ellos durante varios días hasta que los mutilaba, hervía los restos y los tiraba por el desagüe.

Des planeó su propio arresto

Nilsen fue detenido el 11 de febrero de 1983. Según relataba en El País Soledad Gallego-Díaz, corresponsal del periódico por aquel entonces, la nieve y la lluvia de aquellos días atascaron el desagüe de una casa abandonada en Muswell Hill, en el norte de Londres. Los vecinos llamaron a un fontanero, que encontró varios huesos obstruyendo las cañerías.

En The Herald relatan que Nilsen, alertado por la preocupación de sus vecinos, intentó desviar la atención diciendo que alguien habría “estado tirando por el retrete sus Kentucky Fried Chicken. Sin embargo, un trabajador de saneamiento identificó un hueso humano y los vecinos notificaron movimientos extraños de Nilsen la noche anterior. Cuando la policía le preguntó, confesó directamente, tal y como se relata en la serie. Los agentes encontraron dos cabezas en un cajón.

Posteriormente, el biógrafo que escribiría sobre su caso, Brian Masters, encontraría una carta al propietario de la casa en la que Nilsen fue arrestado e identificó la letra del criminal. Fue el propio Des quien alertó de los desagües atascados. “El asesino había planeado su propio arresto”, escribió Masters en su libro. La explicación podría encontrarse en un trastorno narcisista de la personalidad que, según explica Screenrant, sugirió un psiquiatra de la defensa durante el juicio.

des historia realDennis Nilsen (David Tennant) y Brian Masters (Jason Watkins) se reúnen en la cárcel | New Pictures/All3Media International (cedido por Starzplay)

Pese a que el homicida manifestaría sentir cierto arrepentimiento, su declaración en el juzgado no dejó lugar a dudas: se declaró “no culpable” de los siete asesinatos que se le imputaban. Nilsen reconoció en primera instancia ser responsable de 15 asesinatos, pero solo se llegaría a identificar siete cadáveres.

En 2006, gracias a una prueba de ADN, se descubrió la identidad de su primera víctima: Stephen Holmes, un joven de tan solo 14 años. Nilsen tenía 33 cuando lo asesinó, en 1978. Pasaría el resto de su vida en prisión, condenado a cadena perpetua.

Un escritor obsesionado con encontrar la motivación de Des

La fascinación de aquellos que buscan comprender los motivos que llevaban a una persona a cometer asesinatos en serie se detalló con mucho acierto en la serie de David Fincher, Mindhunter. En Des esta vía se explora a través del periodista y escritor Brian Masters.

El autor, especializado en biografías y que, anteriormente, había escrito sobre Jean-Paul Sartre, Antoine de Saint-Exupéry o Albert Camus acabaría obsesionado por adentrarse en la psique de los asesinos en serie, ahondando también en las figuras del Carnicero de Milwaukee, Jeffrey Dahmer, o de Rosemary West.

La narrativa que Des expondría ante su biógrafo se fundamentaría en un sentimiento de soledad. Desde niño tuvo que lidiar con un padre ausente a causa del divorcio de sus progenitores, y su abuelo, al que estaba muy unido, murió cuando él tenía 6 años, suponiendo su primer encuentro con la muerte.

des historia realBrian Masters (Jason Watkins) | New Pictures/All3Media International (cedido por Starzplay)

La serie elimina pasajes de la vida de este asesino para evitar humanizarlo. Nilsen había tenido novio, un hombre llamado David Gallichan. Fue quien, de hecho, le consiguió a Bleep, el perro por el que el maníaco interpretado por Tennant siente tanto afecto. Tras dos años viviendo juntos, Gallichan se marchó y, un año más tarde, en 1978, comenzaron los asesinatos.

La miniserie relata que Nilsen sufría miedo al abandono. Es el motivo con el que el asesino justifica sus actos y que da nombre a Killing for company, la biografía en que se basa la serie. GQ recoge un pasaje del libro de Masters en el que el autor explica que quiso tener cuidado con el retrato que iba a ofrecer del criminal: Quería “comprender” lo que pasó, no “entender” al asesino y convertirse en cómplice de sus actos.

La indiferencia mostrada por el asesino en los encuentros en prisión en los que Masters iría dando forma a su relato, proporcionaría al escritor la conclusión al enigma: Nilsen no asesinó a aquellos hombres porque se sintiera solo, sino que lo hizo para deleitarse: “No estoy dispuesto a aceptar la falsa afirmación de que Nilsen no sabía qué le había llevado a ser un asesino. Creo que disfrutó con ello y que le conmovió. Por qué disfrutó con ello es otro asunto. La vacuidad moral es una respuesta insuficiente”, concluyó el escritor.

Read Entire Article