Francisco Javier Rebolledo

1 month ago 18

En Recuerdo de Quico

No nos resulta fácil resumir la vida de una persona y muchos años de amistad, en tan solo unos minutos. En el caso que hoy nos ocupa, condensar la vida de Quico o pretender reducirla a unos cuantos elogios, es sencillamente imposible. Siendo así me voy a limitar a recordar las ideas y las impresiones mas importantes, que se me vienen a la cabeza, cada vez que me acuerdo de él.

Habría que empezar por la palabra compromiso. Si algo fué Francisco Javier Rebolledo a lo largo de toda su vida, es compromiso, trabajo infatigable y la voluntad de transformar y mejorar la realidad. La realidad de todos. Quico fué la voluntad inquebrantable de transformar para conservar los paisajes, para conservar ríos, la calidad del agua, el aire, los bosques que nos rodean, o los derechos laborales, de todos los que estamos aquí. Fué precisamente en ese contexto, en el que recordamos que dió comienzo su trabajo en Agaden.

Quico era transformación, la transformación desde lo local es otra de las ideas que se me vienen a la mente con su recuerdo. Quico vivió toda su vida con la certeza, de que sólo defendiendo la pervivencia del medio rural, de su paisaje, de sus usos tradicionales, de su cotidianeidad y de sus gentes, se podrían conservar y defender sus valores naturales.

En la defensa de dichos valores, Quico siempre vió con claridad, que la especulación, el mercantilismo y las infraestructuras, no eran la solución a los problemas de Jimena, ni a los del Campo de Gibraltar, sino sus principales amenazas. Y fué precisamente a luchar contra esos molinos de viento, a lo que dedicó su vida.

Concienciación es otra palabra que define su trabajo y su vida. La reconstrucción de la antigua escuela, que ahora es la Casa Verde de Jimena, fué otro de los ejes en torno a los que giró Quico y su hermano Andrés, cuando emprendieron la aventura de comenzar dicho proyecto, pues sabían que solo aquello que se conoce, se puede defender. Es por ello, que desde la Casa Verde realizó una incansable labor de educación ambiental y de concienciación de esos valores naturales y culturales de Jimena y del Parque de los Alcornocales que todos defendemos: cursos de formación sobre flora, sobre fauna, sobre setas, sobre contaminación, sobre historia, sobre patrimonio, son solo algunos ejemplos de varias décadas de formación y activismo.

Sus convicciones e ideas sobre lo político, fué otro de los aspectos claves de su vida. Quico fué un hombre de izquierdas y toda su vida fué consecuente con ello. Su larga actividad sindical, su activismo en diferentes formaciones políticas, sus convicciones republicanas, y su compromiso con la causa de la Recuperación de la Memoria Histórica, son sólo algunos aspectos que definen su forma de pensar, y sobre todo, de actuar.

A menudo desde AGADEN nos planteamos, cual puede ser la mejor forma de recordarle y de seguir trabajando por las mismas causas y de continuar su labor. Supongo que una forma al menos, es no tirar la toalla, aguantar, y como él hacía, no rendirnos jamás.

Por último, y esto es lo mas difícil, llega el momento de recordarle por la gente que le rodeaba siempre. Kiko fué, por encima de todo, una persona afectuosa y querida por todos los que formaban parte de su entorno mas cercano. Solo así, se podría definir su relación con los demás, con su familia, con sus amigos, con sus compañeros de lucha, con sus vecinos. Los que pertenecemos o hemos pertenecido en algún momento a ese entorno, solo podríamos lamentar a día de hoy, no solo su perdida, sino, sobre todo, el hecho de no haber pasado algún momento mas con él.

Quico allá donde estés, formando parte del agua, del aire, del suelo… te pedimos que no nos olvides, al igual que nosotros no lo haremos.

Salud paz y ecología compañero.

 

 

 

 

 

La entrada Francisco Javier Rebolledo aparece primero en Ecologistas en Acción.

Read Entire Article