La ‘Gran Dimisión’ no llega a España a pesar del cambio de mentalidad de los trabajadores

6 days ago 14

gran dimisión España

La ‘Gran Dimisión’ hace referencia a una tendencia en Estados Unidos por la que millones de trabajadores están renunciando a sus puestos de trabajo. Desde abril de 2021, cuando se registró el primer pico de salidas voluntarias, abandonan sus empleos cada mes cuatro millones de estadounidenses según la encuesta que elabora el Departamento Laboral del país norteamericano. En total, desde abril y hasta septiembre, 24 millones de trabajadores han dejado sus empleos de manera voluntaria. Pero, ¿está llegando la ‘Gran Dimisión’ a España?

[Por qué tantos trabajadores están dimitiendo en EE.UU.]

Según los datos que maneja LinkedIn, esta tendencia se estaría produciendo en todo el mundo. “La proporción de afiliados que cambiaron de trabajo en octubre de 2021 globalmente aumentó un 25% en comparación con el mismo periodo del año anterior a la pandemia”, afirman en un informe. “Las tasas de dimisión en Europa están aumentando, pero no están tan marcadas como en Estados Unidos. La proporción de personas que abandonan su trabajo ha superado o ha vuelto a los niveles prepandémicos en Reino Unido, Italia y Francia”, explica Mariano Mamertino, economista jefe de Europa, Oriente Próximo y África para LinkedIn.

¿Podría ocurrir algo así en España? Según los datos del Ministerio de Seguridad Social, el análisis de los expertos contactados y los informes de portales de empleo, la ‘Gran Dimisión’ no se está produciendo en España. Sin embargo, sí que hay indicios de cambios en la mentalidad de los trabajadores, sobre todo a raíz de la pandemia.

Las causas del abandono de la búsqueda de trabajo en España

Los datos que el Ministerio de Seguridad Social ha compartido con Newtral.es, apuntan a que la Gran Dimisión no se está produciendo en España. Antes de la pandemia, 95.451 personas habían dejado sus trabajos de forma voluntaria en todo 2019. En 2020 esa cifra se redujo hasta los 62.334, y los datos de 2021 confirman que todavía estamos lejos de los niveles prepandemia. Hasta octubre de este año, el número de rescisiones de contratos de este tipo ha sido de 70.622. Por tanto, si la tendencia se mantiene, el año acabará con menos renuncias que antes de la crisis sanitaria.

Desde el área de Seguridad Social que dirige José Luis Escrivá indican a Newtral.es que no tienen información sobre la razón por la que los empleados están dejando sus puestos de trabajo de manera voluntaria. Podría ser porque han repensado su situación laboral y quieren encontrar nuevas oportunidades, como en el caso estadounidense. O porque han conseguido un nuevo empleo. 

Para Jesús Cruz, catedrático Derecho del Trabajo y Seguridad Social, “el dato estadístico de la Seguridad Social en España no refleja el fenómeno de la ‘Gran Dimisión’ porque en la mayoría de los casos, la persona que aparece como baja voluntaria se ha marchado porque ha encontrado un empleo mejor”. Además, según Cruz, cuando una persona deja un trabajo voluntariamente sin tener otro, no suele aparecer en estas listas del Ministerio porque la empresa suele “canalizar el fin del contrato por una vía de extinción involuntaria para que esa persona cobre desempleo”, una práctica ilegal ya que la baja voluntaria no da derecho a estas prestaciones, como indican desde el SEPE

La EPA, por su parte, sí distingue entre los motivos por los que las personas inactivas no buscan empleo. Entre las razones que más crecieron en la etapa del pico histórico de inactivos que se alcanzó durante el confinamiento domiciliario se encuentran la enfermedad, el cuidado de niños o mayores, seguir cursos de formación y las de aquellos que creían que no encontrarían empleo.

La ‘Gran Dimisión’ en España necesitaría de pleno empleo

Valentín Bote, director del centro de estudios sobre el mercado laboral Randstad Research, explica que el fenómeno se podría dar en España en una situación de pleno empleo. “En condiciones de mercado laboral favorable es mucho más realista que un trabajador pueda plantearse dejar su trabajo. En España, con un 15% de tasa de desempleo, dejar el trabajo voluntariamente para no buscar otro a continuación no es muy realista”, apunta Bote. 

Las diferencias que resalta Raymond Torres, director de Coyuntura y de Economía Internacional de Funcas, entre Estados Unidos y España son, precisamente, los datos de empleo. “Las personas en Estados Unidos pueden dimitir, buscar otro empleo, o salir del mercado de trabajo e incorporarse más tarde porque tienen la seguridad de que van a encontrar empleo rápidamente. Nuestro mercado no es así, por lo que para que la Gran Dimisión llegara a España tendríamos que tener datos de paro mucho menores”, afirma Torres.

“Si este fenómeno ha tenido presencia en España ha sido antes de la crisis de 2008”, afirma Cruz. Un contexto económico que permitía al trabajador “darse el lujo de dejar de trabajar y no hacer nada”. Sin embargo, desde entonces, “los altos datos del desempleo junto a la mentalidad de que si te quedas sin trabajo puedes verte en una situación de apuro económico porque a lo mejor no vuelves a encontrar uno, ha tenido suficiente peso como para que gente con trabajo precario y muy quemado no abandone su puesto y resista todo lo que pueda”, explica el catedrático de Seguridad Social.

Aunque el marco económico español y estadounidense dista mucho de parecerse, el sentimiento de hartazgo entre los trabajadores de ambos países podría ser similar. “Aunque el descontento y la reivindicación pueda ser parecido al que sienten en Estados Unidos, aquí no podemos permitirnos una ‘Gran Dimisión’, no existe esa seguridad”, razona el experto de Funcas. 

[¿Cuántos parados reciben prestación por desempleo?]

“La realidad es que la gente en España se mantiene fuera del mercado laboral solo mientras duren las ayudas y el ahorro acumulado”, añade, por su parte, Cruz. Cuando este colchón se acabe, habría que analizar de nuevo el comportamiento de estos profesionales que no buscan trabajo pero se mantienen inactivos. 

Cambios en el mercado laboral: los sectores más golpeados por la pandemia pierden atractivo 

Desde el centro de estudios de Randstad han observado que “las personas en España se activan en la búsqueda de empleo mientras trabajan y, cuando dejan uno, cogen el otro”. Bote añade un matiz: hay sectores que han dejado de ser atractivos para los candidatos por sus condiciones laborales o por el efecto de la pandemia. “Ahora cuesta un poco más encontrar perfiles para sectores como hostelería o comercio, al considerarlos sectores volátiles tras lo ocurrido durante la crisis sanitaria pero considero que es algo transitorio y no creo que se consolide como estructural”, indica Bote.

Según afirma el director de la consultora de recursos humanos, los trabajadores en España no han decidido dar un vuelco a sus vidas y dejar sus trabajos. Muy al contrario. “Hemos observado que los empleados españoles tienden a aferrarse al puesto de trabajo en épocas de incertidumbre”. Según Bote, la Gran Dimisión tiene mucho más potencial en países con una tasa de paro baja donde hay más facilidad para encontrar un empleo nuevo. “Lanzarse a la piscina es más complejo en España. Holanda, República Checa, Bélgica, Alemania... Aquí estas opciones son más fáciles”.

La ‘Gran Dimisión’ no llega a España pero sí un cambio de mentalidad entre los trabajadores

El 58% de las más de 27.000 empresas encuestadas por Adecco en su último informe considera que el riesgo de padecer el síndrome de ‘trabajador quemado’ (burnout) se ha incrementado en el último año y que los trastornos emocionales relacionados con la crisis sanitaria y económica aún se mantienen con respecto a hace un año (64%).

Según el documento que la compañía de recursos humanos ha publicado en octubre, “las circunstancias personales y aquellas relacionadas con la falta de motivación y de compromiso del trabajador son las causas que, según la mayoría de las empresas, subyacen a las ausencias no deseadas al trabajo (absentismo)”.

“Se nota una cierta crispación”, indica, por su parte, Cruz. “El caso más emblemático de personas quemadas son quienes han estado en primera línea contra el coronavirus”, especifica el experto. En cualquier caso, este hartazgo por las condiciones laborales no se traduce en abandonos voluntarios del puesto de trabajo. “No hay datos que evidencien salidas masivas del mercado de trabajo”, insiste el catedrático.

Para el director de Coyuntura de Funcas, el cambio que sí se está produciendo en España es más profundo. “Se está gestando una reconsideración del trabajo”, afirma Torres. “Las personas vuelven a una vieja reivindicación que existe desde la Revolución Industrial que es la emancipación”. 

La pandemia, los meses de confinamiento doméstico, la coyuntura económica actual… Han sido el hilo conductor del malestar entre los trabajadores que comienzan a reconsiderar sus condiciones laborales en un marco de creciente conflicto. “La oleada de protestas en los sectores del metal, del transporte, la agricultura, los pensionistas… Muestra una creciente insatisfacción”, razona el experto de Funcas. Y añade: “Si desde la organización del trabajo se responde correctamente a estas reivindicaciones podríamos conseguir resultados muy positivos aumentando la satisfacción en el trabajo y, por tanto, la productividad”.

Fuentes

INEJesús Cruz, catedrático Derecho del Trabajo y Seguridad SocialValentín Bote, director de Randstad ResearchRaymond Torres, director de Coyuntura y de Economía Internacional de FuncasInforme de AdeccoInforme de LinkedIn Job Transitions Across the Globe Up 25% as Great Reshuffle Transforms Labor Markets in Key Regions
Read Entire Article