‘La madre del blues’: La historia real de Ma Rainey, la protagonista de la oscarizada película de Netflix

1 month ago 17

Es el año 1927, y “Ma” Rainey (la nominada al Óscar, Viola Davis) acude con su banda de músicos a un estudio de Chicago (EE.UU). Uno de ellos, el trompetista Levee (Chadwick Boseman), busca un mayor protagonismo y que se reconozca su talento como compositor. Comenzará entonces una serie de enfrentamientos entre los músicos, Ma Rainey, su manager, y el dueño de la discográfica. Pese a que La madre del blues será recordada como la última película protagonizada por el fallecido Chadwick Boseman —por cuya interpretación logró el Globo de Oro a mejor actor y una nominación póstuma a los Premios Óscar— la historia se centra en la grabación de un disco de Getrude “Ma” Rainey, la mujer que da título al film de Netflix.

Sin embargo, y como sucedía con Una noche en Miami, otra de las películas de la temporada (y que también hablaba sobre los derechos civiles de la comunidad negra), La madre del blues utiliza un personaje real para relatar una historia ficticia en la que únicamente la música y la existencia de la propia Ma Rainey (y su bisexualidad) no son una invención del guion.

La cinta se basa en la obra de teatro homónima escrita por August Wilson en 1982. La puesta en escena es, de hecho, muy teatral, con apenas un par de escenarios principales que dan vida al estudio de grabación.

Del vodevil a la música: Quién fue la verdadera madre del blues

Aunque no está claro cuándo tuvo lugar el nacimiento de Gertrude Pridgett, la mayoría de las fuentes lo sitúan en 1886, en Georgia. Se convertiría en “Ma” Rainey al casarse con William “Pa” Rainey, un actor de vodeviles, a los 18 años.

Ambos se conocieron actuando en un grupo de minstrel, un género teatral que se popularizó entre finales del siglo XIX y principios del XX, que mezclaba el burlesque, la ópera o la farsa con música folclórica cercana a la irlandesa y en la que predominaba el violín o el banjo. El género buscaba el humor en los estereotipos raciales.

En su origen, los intérpretes eran actores blancos con la cara pintada de negro, pero, tras la guerra civil, se consolidaron los grupos de minstrel formados por actores y músicos negros. Aunque los estereotipos que formaban parte del género, persistieron, los intérpretes negros fueron incorporando formas básicas de jazz a la música, así como bailes como el black bottom, danza vinculada al jazz que posteriormente daría nombre a una de las canciones de la artista y al título original de la película: «Ma» Rainey’s Black Bottom

Las mujeres se incorporaron a estos grupos a principios del siglo XX, y durante años Ma y “Pa” Rainey harían espectáculos juntos. En 1902, durante una de las giras, actuaron en Missouri, donde Ma Rainey se encontraría por primera vez con el género que pasaría a conocerse como blues.

La madre del blues Netflix«Ma» Rainey interpreta una canción (Viola Davis) en una escena de la película | David Lee/NETFLIX

No hay mucha documentación sobre el origen del blues, pero, de manera general, se considera que su germen tuvo lugar a finales del siglo XIX en el sur de EE.UU, concretamente en los estados de Georgia, Texas y Mississippi, influenciado por los espectáculos de minstrel, la música parroquial y el ragtime.

Aunque el estilo que consagraría a Ma Rainey y que conmemora La madre del blues hoy se considera blues clásico, en aquel momento era “un híbrido único de diferentes géneros americanos”, tal y como lo define la revista Time. Rainey incorporaría canciones de este género a sus actuaciones, trazando un puente entre el vodevil y el blues, y acercando al gran público unas letras que hablaban sobre lo que significaba ser negro en la América de la época.

La popularización de este estilo vino de la mano de la progresiva erosión en la división norte-sur que atravesaba el país y que se vio favorecida por la Gran Migración Afroamericana, el desplazamiento de casi dos millones de estadounidenses negros de los estados del Sur hacia los del medio oeste o el norte del país entre las décadas de 1910 y 1940.

Ma Rainey no fue ni la primera ni la única artista negra de blues en ser conocida, pero sí una de las pioneras y más famosas. Además se convirtió en una de las primeras artistas en grabar y comercializar su propia música.

La madre del blues Netflix«Ma» Rainey (Viola Davis) en un concierto ante el público en una escena de la película | David Lee/NETFLIX

Tras ser descubierta por el productor J. Mayo Williams, Rainey firmó con Paramount Records (un sello fundado por una compañía de sillas, que nada tiene que ver con el estudio cinematográfico) en 1923 y dejó los espectáculos de minstrel. En tan solo cinco años, la cantante grabó 92 canciones para Paramount, influyendo, entre otros a Louis Armstrong, quien toca en grabaciones suyas como See See Rider Blues. 

La bisexualidad de “Ma” Rainey

Ma Rainey compuso un tercio de sus propias canciones, a diferencia de sus contemporáneas como Mamie Smith, Ida Cox o Bessie Smith y, sin embargo, no obtuvo tanto reconocimiento como ellas. Se suele citar a Bessie Smith como la mejor cantante de blues de la historia, pero Rainey consiguió reputación por la potencia de su interpretación y de sus actuaciones en vivo, herencia de sus tiempos en el vodevil.

Sus letras hablaban de la experiencia de las mujeres negras, pero también acerca de la libertad sexual, de sus relaciones con los hombres o de la autonomía de la mujer (Rainey se separaría de su marido antes de triunfar en la música). Además, rompía con las victorianas normas de la mujer blanca de la época, como apunta The New York Times en un obituario sobre personas remarcables no rememoradas en su momento.

Según Billboard, Rainey jugaba con la ambigüedad, insinuando ser queer en varias de sus letras. Mientras que no fue abiertamente una mujer bisexual, tampoco trataba de esconderlo. En 1925 fue detenida por llevar a cabo una orgía con mujeres, tal y como relata Time. El medio reporta que la cantante de blues Bessie Smith acudió a su rescate. Se especula que Smith, que fue su mentora, también podría haber sido su amante.

El legado de la madre del blues

Ma Rainey se quedaría sin trabajo poco después de la grabación que se ficciona en la película, ambientada en 1927. Tan solo un año después, la intérprete grabó su último disco. El blues había decaído, considerado arcaico en favor del swing jazz.

La madre del blues NetflixLeeve (Chadwick Boseman) junto al resto de la banda de «Ma» Rainey en una escena de la película | David Lee/NETFLIX

El film retrata el cambio que se iba gestando en los gustos de la sociedad a través del personaje de Chadwick Boseman y de la preferencia de la discográfica para grabar su versión de Black bottom, más rápida y bailable que la original de Ma Rainey. Esta trama, sin embargo, es ficticia, como casi todo lo que sucede en la película, ya que salvo la propia Rainey, ninguno de los personajes se corresponde con una persona real.

Ma Rainey seguiría haciendo giras hasta 1935, año en el que su madre y su hermana murieron y se retiró de la música, yéndose a vivir con su hermano en la casa que Rainey había construido para su madre en la ciudad de Columbus, Georgia. Moriría de un ataque al corazón cuatro años más tarde.

Fue una mujer pionera en muchas facetas, pero los grandes reconocimientos hacia su figura vendrían décadas después de su muerte. Además del éxito de Broadway en el que se basa la película de Netflix, en 2004, el disco See See Rider Blues fue incluido en el Salón de la Fama de los Grammy, así como en el Registro Nacional de Grabaciones de la Librería del Congreso estadounidense, que la considera la mejor intérprete de blues de la historia estadounidense.

Read Entire Article