¿Por qué se ennegrecen los objetos de plata y cómo se puede evitar?

1 month ago 24

Una pregunta que nos habéis planteado esta semana es qué podemos hacer, bien para evitar que los utensilios de plata se oscurezcan, bien para limpiarlos de manera eficaz. Al no ser un metal noble como el oro o el platino, la plata reacciona paulatinamente con determinados componentes del aire, haciendo que su superficie adquiera un tono similar al negro pero, salvo que se conserve en condiciones muy concretas, esto es muy difícil de evitar.

Vamos al meollo: al entrar en contacto con las sustancias del aire que tienen azufre, la reacción correspondiente de tu bandeja, cubierto o joya favoritos será generar sulfuro de plata (Ag2S). Y sí, su color es negro, ¿te suena? Es el culpable de que la plata se oscurezca. El porqué de que sea difícil de evitar es precisamente que el desencadenante del proceso es un componente del aire.

“La plata también puede reaccionar con otros productos químicos, como ácidos o el amoniaco que contienen algunos productos de limpieza, así que mejor quitarse los anillos antes de coger el trapo”, advierte Andrés González, doctor en química orgánica y maldito que nos ha prestado sus superpoderes.

Por último, añade que también es posible que el oscurecimiento se deba a depósitos de cremas o jabones de mano que se vayan acumulando con el tiempo: “No tiene que ser necesariamente debido a estrés químico únicamente”.

Aunque en ningún caso el resultado de intentar acabar con este aspecto adquirido va a ser milagroso, sí hay pequeños trucos que podemos llevar a cabo para reducir ‘la nueva apariencia’ de los objetos de plata.

Un documento del Departamento de Química de la Universidad de Massachusetts Amherst (Estados Unidos) indica que existen dos formas de eliminar este recubrimiento de sulfuro de plata. “Una es quitarlo de la superficie con un pulidor [...] Sin embargo, durante el proceso también se eliminaría parte de la plata”.

En cuanto a remedios caseros para limpiar la plata, el documento coincide tanto con González como con el físico y divulgador Javier Fernández Panadero, quienes proponen disolver bicarbonato sódico y sal en agua caliente antes de sumergir en la mezcla un trozo de aluminio (ya sea en forma de papel, por su parte mate, o siendo el recipiente en sí mismo de este material). Luego, como indica Panadero en su blog, se introduce el objeto de plata que queremos limpiar de forma que esté en contacto con el aluminio y se vuelve a añadir agua caliente y bicarbonato hasta que quede bien limpio.

Para explicar qué ocurre durante este proceso para que el material vuelva a relucir, Panadero utiliza una metáfora: las reacciones químicas son como relaciones de pareja. “La gente está muy bien con su pareja hasta que aparece alguien más afín. La disolución de bicarbonato facilita la movilidad de los iones. Digamos que proporciona un entorno donde se puede dar el intercambio de parejas. En nuestro caso, el azufre y la plata tenían una bonita relación, pero aparece el aluminio que es más afín al azufre que la plata, así que ‘la desplaza’ y la plata vuelve a quedarse solita, que es como nos gusta”.

En este artículo ha colaborado con sus superpoderes Andrés González, doctor en Química Orgánica.

Gracias a vuestros superpoderes, conocimientos y experiencia podemos luchar más y mejor contra la mentira. La comunidad de Maldita.es sois imprescindibles para parar la desinformación. Ayúdanos en esta batalla: mándanos los bulos que te lleguen a nuestro servicio de Whatsapp, préstanos tus superpoderes, difunde nuestros desmentidos y hazte Embajador.

Read Entire Article