¿Puede Elon Musk retirar su oferta y no comprar Twitter? Esto dice el acuerdo

2 days ago 15

Imagen de archivo de Elon Musk

Tras muchas idas y venidas, Elon Musk vuelve a sembrar dudas sobre su acuerdo de compra de Twitter. Este viernes, el consejero delegado de Tesla dijo en Twitter que el acuerdo está «en pausa» hasta resolver dudas sobre el número real de cuentas falsas que pueblan la plataforma.

Pero la realidad es que Elon Musk ya llegó a un acuerdo firme para comprar Twitter por 44.000 millones de dólares. Y pese a las aseveraciones del empresario, la letra pequeña de ese acuerdo está lejos de incluir opciones fáciles para abandonar ese compromiso.

Muy al contrario, los analistas creen que tras las dudas sembradas por Musk el proceso de compra podría volverse más complicado de aquí en adelante. Sobre todo para Twitter, que podría incluso tener que ir a juicio para reclamar que se cumpla el acuerdo. También entran en juego los tuits del emprendedor, tan imprevisibles como siempre, y la debilidad de la junta directiva de Twitter, que podría verse abocada a renegociar el precio.

Twitter deal temporarily on hold pending details supporting calculation that spam/fake accounts do indeed represent less than 5% of usershttps://t.co/Y2t0QMuuyn

— Elon Musk (@elonmusk) May 13, 2022

Elon Musk compra Twitter: ¿y el dinero?

Elon Musk anunció su intención de comprar Twitter el pasado 25 de abril, cuando la junta directiva de la compañía aceptó su oferta de 44.000 millones de dólares. Según documentos oficiales, el dinero para pagar esa suma vendría de cuatro fuentes principales:

13.000 millones de dólares de préstamos por parte de siete bancos diferentes.12.500 millones de inversores que se han sumado al acuerdo.6.250 millones de un préstamo hecho con las acciones de Elon Musk en Tesla como garantía.21.000 millones del propio dinero del empresario.

La cifra total supera los 44.000 millones de dólares totales porque los márgenes han ido cambiando estas semanas. Por ejemplo, todavía no está claro qué valor tendrá el préstamo que Elon Musk pedirá contra sus acciones de Tesla. Tampoco cuántas acciones de Tesla tendrá que vender para poder pagar el dinero que se ha comprometido a poner de su propio bolsillo.

El valor de la acción de Tesla estaba por encima de los 1.000 dólares antes de que empezara el proceso de compra de Twitter.Ahora está cerca de los 800, con lo que el emprendedor tendría que vender más para conseguir el mismo número de dólares que necesita.Acordemente, los accionistas de Tesla están preocupados. Twitter puede ser una distracción para Elon Musk y usar las acciones como colateral puede ser arriesgado si cualquier cosa sale mal.

Conseguir todo ese dinero tampoco es tarea fácil, especialmente en lo que refiere al préstamo que incluye las acciones de Tesla como garantía. De ahí que Elon Musk esté buscando a inversores que quieran sumarse a la compra de Twitter. A más dinero de inversores, menor la cifra del préstamo (y de las acciones que pone en riesgo).

Un precio menos atractivo

Mucho ha cambiado desde que Elon Musk y Twitter anunciaron el acuerdo de los 44.000 millones. Esa cifra colocaba el precio de la acción de Twitter en 54,20 dólares, un 10% más de lo que valían en bolsa a mediados de abril.

El empresario debía ofrecer ese extra para recibir el sí de la junta directiva, que opera según los mejores intereses de los accionistas.Elon Musk defendía que en realidad estaba pagando un extra del 38% con respecto a lo que valían las acciones de Twitter antes de que fuera público que él era el mayor accionista de la compañía.

Semanas después del anuncio de compra, Estados Unidos ha vivido una caída generalizada de las acciones tecnológicas. La acción de Twitter vuelve a estar a la misma altura que en las jornadas previas a que se conociera el rol de Elon Musk en la plataforma.

La caída del precio de Twitter es importante porque significa que los 44.000 millones ponen el valor de las acciones muy por encima del actual.Eso suena genial para los accionistas de la compañía, que podrán vender sus acciones al precio que ofertó Elon Musk por la compra de Twitter. Y no importa cuánto baje la bolsa.Pero el empresario de SpaceX lo podría estar viendo con otros ojos, como una oportunidad para renegociar el precio que pactó en primer lugar.

Atado a su propia firma

Por mucho que Elon Musk quiera renegociar su compra de Twitter, retractarse del proceso no es una opción. Hacerlo implicaría tener que pagar el dinero que se ha comprometido a poner de su propio bolsillo. Es decir, los 27.500 millones de dólares que ponen él y una ristra de inversores.

La teoría de que Elon Musk puede abandonar el acuerdo pagando 1.000 millones de dólares es irreal. Esa cuota solo sería una posibilidad si el empresario fuera incapaz de lograr el resto del dinero que varios bancos se han comprometido a aportar con préstamos.El acuerdo entre Elon Musk y Twitter por la compra estipula específicamente que el emprendedor tiene que poner esos 27.500 millones de dólares siempre que su «financiamiento de deuda» esté disponible.Ese financiamiento de deuda es el compromiso de los bancos para prestarle dinero a Elon Musk. 12.500 millones los heredaría Twitter como deuda. Los otros 6.250 millones son los que tienen las acciones de Tesla del empresario como garantía.Según el columnista Matt Levine, de Bloomberg, no hay motivo para dudar de que los compromisos de los bancos con esos préstamos son firmes. Por tanto, Elon Musk no puede abandonar la compra de Twitter con un solo pago de 1.000 millones de dólares y ya está.

Claro que la junta directiva de Twitter tendría que ir a juicio por ello. Y Elon Musk podría hacerles la vida imposible en los juzgados, alargando un juicio mediático que distraería a la compañía de sus focos.

Elon Musk: «¿Pero y los bots?»

Todo ese contexto es necesario para entender los tuits del empresario de este viernes. Elon Musk tuiteó que el acuerdo de compra de Twitter está «temporalmente en pausa pendiente de detalles» acerca de si el número de cuentas falsas y de spam que hay realmente en la plataforma supera el 5%.

Elon Musk lleva años llamando la atención sobre la cantidad de cuentas falsas y de spam que hay en la plataforma. Su propia cuenta es objetivo de muchas de ellas con enlaces a inversiones sospechosas y timos de criptomonedas.Y Twitter lleva años errando en el recuento real del número de usuarios que usan la plataforma de forma diaria, tal y como apunta Casey Newton en Platformer.

¿Pero que exista un problema real en Twitter sobre cuentas falsas, de spam y bots significa que Elon Musk tiene una excusa para abandonar el acuerdo? Nope.

En su columna para Bloomberg, Levine también explica que el acuerdo de compra entre Elon Musk y Twitter incluye una cláusula que permite al empresario abandonar el acuerdo.La condición depende de si Twitter ha cometido un error en sus informes oficiales y si ese error supone un «Efecto Material Adverso».En su último informe, desde Twitter estiman que el 5% de las cuentas de la plataforma son falsas y de spam. Elon Musk dice querer comprobar ese número y de ahí el «pendiente de detalles».Pero columnistas como Levine discrepan en que un número destacadamente mayor al 5% pueda ser visto por los juzgados como un «Efecto Material Adverso» que permita a Elon Musk ser infiel a su compromiso contractual.

¿Y qué hará Twitter?

Los términos del acuerdo de Elon Musk para la compra de Twitter dejan claro que el empresario tiene las manos atadas. Pero si algo demuestra el pasado de Elon Musk es que muchas veces ha evitado males mayores incluso cuando se ha saltado las normas.

Hace unos años, llegó a un acuerdo con la Comisión de Bolsa y Valores por un caso de posible fraude. El emprendedor había tuiteado que tenía la financiación asegurada para sacar a Tesla de bolsa, pero no era verdad. La multa fue anecdótica en el contexto de su fortuna.Y ahora, la Comisión de Bolsa y Valores y la Comisión Federal de Comercio le investigan por la compra de Twitter por posiblemente haberse ahorrado millones y millones de dólares por no haber registrado la documentación necesaria en el momento adecuado.

La situación deja a Twitter en una posición complicada. Sí, pueden ir a juicio para que Elon Musk efectúe la compra, ¿pero a qué coste? ¿Lucharán en un juicio para darle las llaves de la empresa a alguien que no las quiere? ¿Qué pensarán de ello sus mejores empleados, esos que mantienen Twitter relevante (y con vida)?

Es de ahí que una de las opciones sea la más aburrida de todas: que Elon Musk aproveche la caída en bolsa y la incertidumbre dentro de la compañía para ofrecer menos dinero.La junta directiva de Twitter podría verse obligada a aceptar para no alargar las penurias y pasar ya al siguiente capítulo de su historia. Sin duda, su consejero delegado parece pensarlo así.
Read Entire Article