Quién es Éric Zemmour, el nuevo candidato de la extrema derecha en Francia

1 month ago 59

El tertuliano de ultraderecha Éric Zemmour será candidato a las presidenciales francesas de 2022. Según anunció en un vídeo difundido por las redes sociales el pasado martes, el famoso tertuliano, periodista y ensayista aspira a convertirse en el próximo presidente francés con la promesa de “salvar al país de la decadencia y evitar que Francia se deje colonizar y dominar”, según afirmó Zemmour en el mensaje. 

“Os subís al metro, esperáis en la estación o aeropuerto, esperáis a vuestros hijos en el colegio, acompañáis a vuestras madres al hospital y tenéis la impresión de que ya no estáis en el país que conocíais”, dijo el candidato en el vídeo de diez minutos utilizando imágenes de personas negras y musulmanas combinadas con peleas y disturbios.

Zemmour también hizo referencia a la teoría conspiranoica de “el gran reemplazo” que defiende que las olas migratorias “terminarán con la civilización” blanca y cristiana de Europa. «La inmigración no es la causa de todos nuestros problemas, pero los agrava», insistió el nuevo rostro de la extrema derecha.

El anuncio de su candidatura se completó con una entrevista en el telediario de la cadena privada TF1, en la que, según recogen los medios, Zemmour arremetió contra el entrevistador, Gilles Bouleau, y le reprochó la “pugnacidad” del periodista afirmando que no le habían preguntado por su programa electoral, sino por «frases de [su] libro sacadas de contexto». La carrera electoral dará su pistoletazo de salida en un mitin que el polemista organizará este domingo en Paris. 

Zemmour pretende así competir en el mismo espacio político que Reagrupamiento Nacional (antiguo Frente Nacional) y desbancar a Marine Le Pen en la segunda vuelta contra Emmanuel Macron, el actual inquilino del Palacio del Elíseo y aspirante a la reelección en 2022. 

Zemmour ha desbordado por la derecha a Le Pen con su candidatura sin partido y ha levantado polémica con sus declaraciones contra los extranjeros, que le han valido varias condenas en los tribunales. La última, el pasado 17 de noviembre, cuando fue acusado de delitos de odio.

¿Quién es el nuevo candidato de extrema derecha y qué posibilidades tiene de ganar las elecciones en Francia? Te lo explicamos. 

¿Quién es Éric Zemmour?

Éric Zemmour (Montreuil, 63 años) es un personaje bastante conocido en Francia por sus intervenciones televisivas, su presencia en tertulias radiofónicas y por sus columnas en periódicos. En conversación con Newtral.es, Moussa Bourekba, investigador del CIDOB, afirma que Zemmour siempre ha tenido una presencia mediática “desproporcionada” que le ha servido de altavoz a él y a su ideología radical

Es hijo de judios que llegaron a Francia desde Argelia en los años cincuenta y se instalaron en el extrarradio obrero de París. Él mismo se ha autodefinido como “judío bereber”. Tras graduarse en el Instituto de Estudios Políticos de París, comenzó a colaborar con varios periódicos, como tertuliano en un programa de gran audiencia en la televisión pública France 2 y como columnista en Le Figaro. 

En 2019 se retiró del periódico para promocionar su último libro: La France n’a pas dit son dernier mot (Francia no ha dicho su última palabra). Se trata de una continuación de las ideas que ha defendido en anteriores publicaciones sobre la historia y la identidad de Francia. En 2014, Zemmour publicó el superventas Le Suicide français (El suicidio francés) donde describió “la mecánica de la ideología progresista que ha llevado a Francia al abismo”. 

Según las palabras del político ultra en la contraportada de su nuevo libro: “Pocas veces hemos estado tan debilitados, desunidos, subvertidos, invadidos como hoy. He decidido continuar la historia (…) para que Francia no sólo tenga un futuro, sino que trace los caminos de un futuro”. La publicación alcanzó los primeros puestos de las listas de ventas antes incluso de que llegara a las librerías del país. 

Desde 2019 y hasta septiembre, el polemista se ha sentado a la mesa del debate político que la cadena de información continua CNews organiza cada día a las siete de la tarde. También ha sido asiduo comentarista en la emisión matinal de los viernes en la radio RTL, hasta hace dos años cuando la empresa cesó su contribución semanal tras ser condenado por incitación al odio religioso por su discurso antiinmigración en la convención de derechas organizada por Marion Maréchal, sobrina de Le Pen, en 2019.

Zemmour como figura política, ¿qué es lo que atrapa al público?

El investigador del CIDOB explica que Zemmour es una figura “que no conoce límites”. “Es uno de los principales artífices de la liberalización del discurso racista: Zemmour puede afirmar que las calles de Francia están llenas de árabes y negros y no pasaría nada”, argmenta Bourekba.

Según el experto, de la figura del ultraderechista se admira precisamente eso. “La imagen que ha ido construyendo a lo largo de los años, su elocuencia, su retórica y su capacidad de desafiar a líderes políticos, a escritores, a pensadores y a personajes públicos, tal y como ha ido haciendo durante muchos años desde los medios de comunicación”.

Zemmour, incluso, está dispuesto a manipular “de forma escandalosa” la historia. Según explica Bourekba, el candidato mantiene que el régimen de colaboración del mariscal Philippe Pétain (que fue jefe de Estado del régimen de Vichy en la Francia ocupada por la Alemania nazi) contra el que llamó a luchar De Gaulle “salvó” a los judios franceses. “Zemmour se posiciona en contra del consenso histórico y moral. Muchas personas lo perciben como un acto de valentía y lo admiran”.

Para los sectores más radicales, en definitiva, Zemmour es la persona que se atreve a decir en voz alta lo que mucha gente solo se atreve a pensar.

¿En qué se diferencia Zemmour de otros líderes de extrema derecha como Trump o Bolsonaro?

Según afirma Bourekba, cierta parte del público concibe a Éric Zemmour como un intelectual, a diferencia de los ultraderechistas de EE.UU. y Brasil. En cualquier caso, es más lo que les une que lo que les separa. “La base de su discurso, como el de Trump y el de Bolsonaro, consiste en criticar a las élites y a los no autóctonos”. Es decir, un ultraderechista de libro.

“Zemmour esgrime el típico discurso populista de la extrema derecha: las élites están corruptas y nosotros nos sentimos desposeídos de nuestra propia nación”, insiste el experto del CIDOB.

«Como Trump y Bolsonaro, Zemmour es un outsider que no viene de ningún partido”. Sin embargo, a diferencia de Trump, Zemmour no es un hombre de negocios, “es solo un personaje mediático que lleva muchos años construyendo su figura radical”. 

¿Cómo funciona el sistema electoral de dos vueltas en Francia?

Francia elegirá al que será su nuevo presidente durante los próximos cinco años en una votación en dos vueltas la primavera del 2022. La primera ronda tendrá lugar el 10 de abril y la segunda el 24 de abril, 14 días después, como fija el artículo 7 de la Constitución francesa de 1958 desde su modificación en el referéndum de 1962 introducida por Charles de Gaulle.

Tras una primera votación en la que los ciudadanos eligen a un candidato (cada uno apoyado por al menos 500 firmas de cargos electos nacionales y locales), los más votados pasan a una segunda ronda. Si un aspirante consigue más del 50% de los votos en la primera vuelta, es decir, mayoría absoluta, será elegido automáticamente como presidente de la República. Si ningún candidato lo consigue, se celebrará una segunda vuelta en la que los ciudadanos elegirán entre los dos aspirantes que más votos han conseguido en la primera ronda. 

Según el artículo 6 de la Constitución del país galo, no es posible ejercer más de dos mandatos seguidos como presidente de la República. Macron, que solo fue elegido en 2017 presidente contra Marine Le Pen, puede, por tanto, volver a presentarse. 

¿Qué posibilidades tiene Zemmour de ganar las elecciones en Francia?

Aunque aún con posibilidades para pasar a segunda vuelta, el anuncio de Éric Zemmour para presentarse a la elecciones presidenciales coincide con una caída en los sondeos. Después de una fuerte progresión desde el verano y el pico alcanzado a finales de octubre que le colocaba como el rival más probable para competir contra Macron con entre el 17% y el 18% de los votos, el candidato de extrema derecha ha ido descendiendo desde entonces.  

El barómetro del instituto Harris de esta semana, situaba a Zemmour en tercera posición tras Le Pen. Con un 13% de intención de voto el candidato ultra ha visto caer entre tres y cuatro puntos sus expectativas a su favor en una semana. Esto supone un descenso de cinco a seis puntos desde mediados de noviembre. Marine Le Pen, por su parte, ha visto aumentar su puntuación en las mismas proporciones y ahora se le atribuye entre el 19% y el 20% de los votos. 

Otros sondeos recogen los mismos resultados, como el último de Elabe que ha observado, además, que en dos semanas Zemmour perdería algunos votos entre el electorado de Le Pen, entre los abstencionistas y conservaría el apoyo de uno de cada cuatro votantes de François Fillon (ex primer ministro con Nicolas Sarkozy y líder del partido conservador Los Republicanos, condenado en 2020 a cinco años de prisión por dar un empleo ficticio a su esposa). Además, Zemmour retrocedería entre los jóvenes de 25 a 34 años y es el único candidato con una importante “brecha de género”: sería la elección del 15% de los hombres, frente al 8% de las mujeres.

El presidente Macron sigue siendo el favorito y ronda entre el 25% y el 27% de expectativa de voto. Los barómetros consultados detallan que Macron continúa contando con el apoyo de siete de cada 10 de sus votantes en la primera vuelta de 2017. 

Zemmour, ¿el próximo “monarca republicano”?

Las encuestas también abordan la imagen que los franceses tienen de Éric Zemmour. El ex columnista es percibido sobre todo como “de extrema derecha» (64%), “autoritario” (63%) y “racista” (58%). Aunque el adjetivo “decidido” sigue siendo mayoritario (63%), lo es algo menos que hace un mes (cinco puntos menos). La percepción de un candidato “solitario y aislado” también se refuerza en esta última encuesta (el 56% de los franceses le dan esta descripción frente al 47% de hace un mes). 

Los malos resultados de los sondeos se sustentan en una serie de salidas de tono que han sembrado dudas sobre su capacidad para proyectar una imagen presidenciable, a diferencia de Le Pen, según los expertos en Francia este concepto tiene mucha importancia, ya que en el país galo el presidente se concibe como el “monarca republicano”. 

“Hay que diferenciar entre aquellos a los que le encanta el tertuliano, el polemista, el pseudointelectual que es capaz de debatir con cualquier político, pero que, cuando se trata de elecciones presidenciales, consideran que Zemmour deja mucho que desear para encarnar una figura presidenciable”, argumenta el experto del Centro Internacional de Documentación de Barcelona. Marine Le Pen, sin embargo, sí ha conseguido esa estatura política.

En septiembre de 2020, el candidato calificó en un programa de CNews a los menores migrantes de ladrones, asesinos y violadores: “No tienen nada que hacer aquí, son ladrones, son asesinos, son violadores, eso es todo lo que son, hay que devolverlos y ni siquiera deben venir”, afirmó en el programa. Estas declaraciones le llevaron a un juicio al que no se presentó que podría condenarlo por provocación al odio racial y a la injuria racial. La autoridad francesa de radiodifusión (CSA) ya multó en marzo al canal de noticias con 200.000 euros por «incitar al odio» y a la «violencia» tras los comentarios del polemista en la tertulia. 

Y no solo. El último baño de masas del ultraderechista en Marsella el 27 de noviembre, una mujer le hizo un corte de mangas y él replicó con el mismo gesto. “Estos fallos demuestran que su estrategia para demostrar que es una persona presidenciable, más allá de su presencia mediática, no está dando buenos resultados”, ahonda Bourekba.

¿Qué efecto tendrá la candidatura de Zemmour sobre la de Le Pen?

Bourekba afirma que Zemmour podría robarle parte del electorado al partido de Marine Le Pen, Reagrupamiento Nacional. Sin embargo, su candidatura también podría conseguir el efecto contrario. “Tener a alguien más a la derecha que Le Pen podría contribuir a desdemonizar a su partido y, a la larga, podría llegar a beneficiarla”, argumenta Bourekba.

En cualquier caso, Le Pen y Zemmour tienen puntos en común. “Algunos de los planteamientos sobre migración y seguridad de Zemmour están ya en el programa de Le Pen”, explica el experto del Centro Internacional de Documentación de Barcelona. Es en el ámbito social y económico donde las propuestas de ambos líderes políticos se alejan.

Zemmour tiene una agenda claramente neoliberal donde lo que propone es bajar de forma masiva los impuestos mientras que Le Pen y su equipo se han esforzado a lo largo de la última década en proponer políticas de corte social debido a la composición de su electorado que atrae a las clases populares”, argumenta Bourekba. 

Aunque Zemmour aún no ha presentado su programa electoral en detalle, sí lo ha estado esbozando en cada una de sus intervenciones mediáticas. La última, el vídeo en el que hizo oficial la candidatura a la presidencia. “En este ejercicio de comunicación el polemista habla de reindustrialización, relocalización, proteccionismo incluso a nivel de la Unión Europea. Sin embargo, aún no ha presentado una agenda clara”, indica el investigador. 

Bourekba justifica unas propuestas económicas diametralmente opuestas a las de Le Pen en “el apoyo económico de Zemmour que procede de la clase alta, un sector con dinero”. “El programa económico de Zemmour no puede entrar en contradicción con aquellos que lo financian”. Un electorado distinto al de Reagrupamiento Nacional, que incluye a sectores más modestos de las clases trabajadoras. 

¿Cuál es la estrategia de la extrema derecha de Le Pen?

El planteamiento de Le Pen se basa en presentar a Zemmour como una mera fotocopia de lo que lleva trabajando su partido desde hace décadas. “A ella le beneficia competir contra alguien más radical, imprevisible, que se muestra nervioso, con menos experiencia y que carece de potencial presidenciabilidad”, afirma Bourekba.

Con este discurso, el programa político de Reagrupamiento Nacional podría llegar a atraer a votantes de extrema izquierda. “Gente de clases populares que simpatizarían por su discurso y su programa económico, algo que Zimmour no está dispuesto a hacer”, indica el experto del CIDOB.

¿Qué efecto tendrá Zemmour sobre la derecha tradicional de Sarkozy?

Bourekba señala una posible “zemmourización” del discurso desde la derecha. “Ya se está notando: los discursos de la derecha tradicional se están radicalizando”, afirma el investigador. 

El experto vaticina que en los próximos cinco meses y hasta la celebración de elecciones, las proclamas virarán aún más hacia la derecha. “Los discursos se llenarán de proclamas cada vez más islamofóbicas, antiinmigratorias y se centrarán en el control migratorio con el fin de no perder a su electorado en favor de Zemmour, quien representa la gran novedad de estos comicios”, concluye Bourekba.

Read Entire Article