Reino Unido, banco de pruebas para la primera vacuna adaptada a ómicron de Moderna

1 month ago 19

Recreación de la vacuna de Moderna adaptada a ómicron| Shutterstock

Desde este lunes, Reino Unido es el primer país en aprobar la vacuna adaptada a ómicron de Moderna contra la covid grave. La Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA, por sus siglas en inglés) espera se utilice como refuerzo en el próximo otoño. Por el momento se desconoce la cantidad de dosis que hay disponibles.

En concreto, esta primera vacuna adaptada a ómicron se aplicará como refuerzo a los mayores de 50 años y a las personas que están en los grupos de mayor riesgo.

Como explicaba a Newtral.es el inmunólogo Alfredo Corell (Universidad de Sevilla), era necesario contar con nuevas versiones de un producto que, con todo, “ha resultado tremendamente exitoso para luchar contra las formas graves de la COVID-19”. Sin embargo, su capacidad para evitar el contagio con la variante ómicron del SARS-CoV-2 ha sido muy pobre.

Eso se debe a que las vacunas originales utilizadas durante la pandemia estaban desarrolladas a partir del ‘molde’ del virus que emergió en Wuhán a finales de 2019. Desde entonces el virus ha mutado “lo suficiente para evadir la respuesta completa del sistema inmunológico”, especialmente en lo que a la barrera de los anticuerpos (primera línea contra el contagio) se refiere.

Esto no está llevando a olas sucesivas movidas, actualmente, por reinfecciones. Con esta vacuna adaptada a ómicron, se espera que sea necesaria una sola inyección en los adultos una vez al año. Por el momento, únicamente indicada en población con más riesgo de enfermar.

Moderna cuenta con poner una vez al año su vacuna adaptada a ómicron

Conocida como mRNA-1273.214, la dosis es una versión actualizada de la vacuna Moderna que ya se administra como primera, segunda y dosis de refuerzo. Ahora pasa a ser una dosis aprobada en el Reino Unido que se dirige a dos variantes del virus: Wuhán (el original, presente en las vacunas actuales) y ómicron BA.1, surgido el pasado diciembre.

¿Servirá para controlar mejor futuras olas? Explica Quique Bassat, pediatra y epidemiólogo de ISGlobal en el SMC de España que “la aprobación de una nueva vacuna de Moderna que protege frente a la variante ómicron es una excelente noticia, teniendo en cuenta que esto permitirá reemplazar a la vacuna original por una que protege frente a una variante mucho más cercana a la que ahora predomina (ómicron BA.5), no sólo en el Reino Unido, sino en gran parte del mundo”.

Según la agencia, los efectos secundarios de la vacuna adaptada a ómicron de Moderna son los mismos que los observados en la dosis de refuerzo original, por lo general, fueron leves. Aunque es cierto que, de todas las vacunas de ARN mensajero, la de Moderna ha sido la que más reacciones adversas (leves, la inmensa mayoría) ha reportado. Seguramente, porque es la vacuna con mayor cantidad de principio activo en cada inyección.

La directora ejecutiva de la MHRA, June Raine, describió el nuevo refuerzo como “una herramienta afilada en nuestro arsenal” para proteger al Reino Unido contra el covid-19. El director médico de Moderna, Paul Burton, dijo por su parte que la nueva inyección puede aumentar los anticuerpos de una persona a niveles tan altos que es posible que sólo se necesite anualmente.

Para José Gómez Rial, inmunólogo del Hospital Clínico Universitario de Santiago, estamos ante una “noticia esperada” y supone el comienzo de las aprobaciones que “se irán sucediendo a lo largo de estos meses de las vacunas bivalentes (original + ómicron) que las compañías, tanto Pfizer como Moderna, han desarrollado”.

El tortuoso camino hasta dar con la vacuna actualizada

La mayoría de personas expertas en inmunología señalan que la clave para que tenga sentido continuar con campañas de vacunación entre vulnerables es contar con vacunas adaptadas a ómicron o la variante prevalente. La propia Comisión Europea, cuando decidió apostar por Pfizer como proveedor preferente, apuntó a la facilidad de la tecnología de ARNm para adaptar sus fórmulas.

Sin embargo, un año después de la firma de aquellos contratos, en el mercado sólo existen las vacunas originales. ¿Por qué las farmacéuticas no han presentado hasta ahora vacunas adaptadas a ómicron o a variantes anteriores? Según el virólogo Luis Enjuanes, desarrollador de una candidata a vacuna nasal, “el problema es que los ensayos clínicos son cada vez más difíciles y caros”. Incluso aunque no se parta de cero, es necesario probar la seguridad y eficacia de unos sueros modificados.

La idea de tener una vacuna adaptada a ómicron era ideal sobre el papel. Si se codifica un ARNm que entrega instrucciones a nuestras células para fabricar espículas (esos trocitos del virus) de ómicron, el sistema inmunitario queda entrenado contra el ‘ómicron verdadero‘. Sin embargo, cuando Moderna empezó a probarlo en animales la cosa no salió según lo esperado.

Según aquellos resultados, prepublicados en febrero, los macacos a los que pusieron la vacuna adaptada a ómicron terminaron por contagiarse igual que con la vacuna original de Moderna. Algo parecido pasó en ratones. Según Corell, la clave parece estar en que la variante original es “más inmunogénica que la ómicron”. Por eso pensaron que sería una buena idea mantenerla en el vial, pero sumarle el ARNm de las espículas de ómicron. Un ‘refuerzo’, no un ‘reemplazo’.

Europa comprará Moderna y la española de Hipra

La Comisión Europea y Moderna han llegaron la semana pasada a un acuerdo para “abordar mejor las necesidades de los estados miembros de vacunas COVID-19 para el período de finales de verano e invierno”. Esto garantizará que las autoridades nacionales tengan acceso a las vacunas, incluidas las vacunas adaptadas a variantes si están autorizadas, en el momento en que las necesiten para sus propias campañas de vacunación y para apoyar a sus socios globales.

En este contexto, el acuerdo también asegura 15 millones de dosis adicionales de vacunas adaptadas a ómicron de Moderna, sujetas a la autorización de comercialización dentro de los plazos que permitirían el uso de estas dosis para sus campañas de vacunación.

Este acuerdo se suma al de la Autoridad de Preparación y Respuesta ante Emergencias Sanitarias de la Comisión Europea, que firmó a primeros de agosto un contrato marco de adquisición de la vacuna española de HIPRA HUMAN HEALTH. 14 Estados miembros y países pueden adquirir hasta 250 millones de dosis en el marco de esta rúbrica.

La fórmula, que también es una vacuna adaptada, pero con la base de la variante alfa y beta, aún no ha sido autorizada por la Agencia Europea del Medicamento (EMA).

Read Entire Article