Un asteroide nos visitará el viernes a 14 distancias de la Luna

2 years ago 65

Recreación artística de un asteroide próximo | Pixabay

Casi todo lo que hay entre la Luna y la Tierra es peligroso. Entre estos dos cuerpos, si pasa algo, hay que mirarlo muy de cerca. La basura espacial, por ejemplo. Más allá de nuestro satélite natural, un asteroide será tanto más peligroso cuantas menos distancias lunares mantenga con la Tierra.

Aunque nos va a visitar el asteroide 2020ND este viernes, y bajo la etiqueta de la NASA de objeto potencialmente peligroso, es más que improbable que impacte con la Tierra. Al menos si miramos a las cifras que, con sus márgenes de error, prevén para su sobrevuelo: estará a 14,5 distancias de la Luna (5 millones de kilómetros o 0,037 UA).

Trayectoria calculada del asteroide 2020ND| NASA

A lo largo del mes de julio, otros doce objetos han estado mucho más cerca. Y este miércoles se cuenta con el sobrevuelo de otro (2020NO) a apenas 2,1 distancias lunares. ¿Por qué 2020ND preocupa más? Es relativamente grande. Y porque en el tabloide británico The Express han decidido fijarse en él, viralizándose la noticia.

Con un diámetro de entre 110 m y 250 m, las rocas que están a menos de 7,48 millones de kilómetros entran en la categoría de potencialmente peligrosas. Como tantas otras que surcan nuestro cielo, más allá de la luna, varias veces al año.

El pasado mayo, una roca de unos 5 a 10 metros nos visitó a apenas una distancia lunar. Por relativizar: el meteorito que supuso la gran extinción del cretácico y el fin de los dinosaurios medía unas 100 veces más de diámetro.

El próximo 27 de julio se acercará mucho más otro objeto: 2020OO1, a apenas 1,74 distancias lunares. Esta roca no tiene más de 14 metros.

Del tamaño del de Cheliábinsk

El meteorito-bólido de Cheliábinsk, que causó un millar de heridos en Rusia en 2013, tenía unos 20 metros, aunque los daños se produjeron por su explosión en la atmósfera y su posterior onda expansiva. Al suelo cayeron pedazos.

When an asteroid or comet comes close to Earth we call it a near-Earth object. But how close is close? How do we keep track of them? What can we do to mitigate our risk?

☄️ Here’s what you need to know about near-Earth objects this #AsteroidDay: pic.twitter.com/mCjW3FSoz5

— NASA (@NASA) June 30, 2020

Un asteroide es un cuerpo rocoso, con carbono o metal más pequeño que un planeta y mayor que un meteoroide (de tamaño no superior a un grano de arroz). Lo normal es que viajen alrededor del Sol en una órbita interior a la de Neptuno.

Rara vez impactan directamente contra un planeta. Lo habitual es que choquen fragmentos desprendidos de otros asteoroides más grandes. Vistos desde la Tierra, los asteroides tienen aspecto de estrellas. John Herschel los bautizó así, poco después de que los primeros fueran descubiertos.

El asteroide Dios del Caos fue el último que generó un gran revuelo, al difundirse falsamente que la NASA había advertido de un inminente impacto el pasado agosto.

En todo caso, existe una permanente preocupación en la comunidad científica sumada a una demanda de fondos para la investigación sobre asteroides potencialmente peligrosos, no sólo para la Tierra en sí, sino para nuestros satélites en órbita.

Hay programas concretos, como este de la agencia europea, o este otro de la NASA, enfocado a desviarlos. También se trabaja en un ‘maga martillo’ (literalmente) que la NASA quiere probar en el asteroide Bennu dentro de la misión HAMMER.

Cada 30 de junio se celebra el Día del Asteroide para recordar la necesidad de medidas de protección contra sus impactos. Tenemos fichados a la mayoría. Como se ve en esta tabla con datos de la ESA, se supone que hay muchos por descubrir. Puedes tocar en ella para verla a toda pantalla:

Clasificación de asteroides | NW, ESAClasificación de asteroides | NW, ESA

Tiempo de perseidas, que no son asteroides ni meteoritos

Distintos son los meteoros que proceden de escombros galácticos. La Tierra atraviesa cada año ciertas regiones del sistema solar por las que flota polvo y trocitos pequeños dejados por cometas a su paso.

Es el caso del cometa Swift Tuttle. Aunque no nos visite cada año, la Tierra recorre zonas que sí ha surcado. Al entrar en contacto con estos granos, inferiores a los de arena, se produce la lluvia de estrellas de las perseidas.

No son meteoritos porque no llegan a tocar el suelo. Se ionizan (saltan sus electrones) produciendo destellos de color, según el material predominante. Y terminan por desintegrarse a unos 80 km de altura y a 212.000 km/h.

Este viernes podrán empezarse a ver las primeras perseidas o lágrimas de San Lorenzo de 2020. Su máximo de actividad se espera para la noche del 11 al 12 de agosto, aunque serán visibles hasta el día 24 de ese mes.

Read Entire Article