Una lluvia de asteroides cambió la forma de la Luna… y la Tierra

2 years ago 43

Cráteres iguales a Copernicus en la Luna | Terada, JAXA

Japón tiene unos ojos sobrevolando la Luna permanentemente. La misión Kaguya de la JAXA ha puesto su mirada en 59 cráteres lunares. Estas formaciones, tan características de la cara oculta, tienen su origen en impactos de meteoritos o asteroides.

Hay uno gigantesco, de 100 km de diámetro. Ahora han podido datar mejor su origen, hace 800 millones de años. Pero se han dado cuenta de que no es el único. 5 · 1016 kilos de meteoritos estuvieron bombardeando el sistema Tierra-Luna por aquel tiempo, según han publicado hoy en Nature Communications.

¿Por qué la Tierra no tiene tantas marcas de su pasado en forma de cráteres? Al fin y al cabo, compartimos región celeste. ¿Acaso no caen en la Tierra tantos meteoritos o asteroides como en la Luna?

Se cree que un asteroide de unos 10 km a 15 km (cien veces menos al lunar) de diámetro golpeó la Tierra y contribuyó a la extinción masiva del Cretácico. De él tenemos pruebas aún visibles y detectables químicamente, por el rastro de iridio que dejó aquella roca del espacio.

Pero antes que él hubo muchos otros. No tenemos noticias de ellos porque la erosión de viento y lluvia, algo que no tiene la Luna, los borró. Pero es allí arriba, en nuestro satélite, donde encontramos el espejo de nuestro pasado.

Eulalia dio algo de forma a la Luna

El equipo, de la Universidad de Osaka (Japón), investigó la edad de formación de 59 cráteres grandes con diámetros mayores da 20 km. Uno de estos ejemplos es el cráter Copérnico (93 km de diámetro) y sus cráteres circundantes. Se examinó la densidad de 860 cráteres pequeños para determinar la edad del cráter Copérnico. Ocho de los pequeños se formaron simultáneamente.

Recreación artística de un asteroide próximo | PixabayRecreación artística de un asteroide próximo | Pixabay

¿De dónde vino tal cantidad de rocas espaciales cayendo a diestro y siniestro? Es muy probable que de la descomposición del cuerpo principal de un asteroide tipo C, llamado Eulalia. De ahí la lluvia de asteroides o meteoritos, cargados de carbono.

Los escombros de Eulalia son los que nos habrían llegado hace millones de años. Como Eulalia tenemos fichado a otro muy similar, Ryugu, cercano a la Tierra, y donde la JAXA también puso un pie en una misión histórica.

El autor principal del trabajo el profesor Kentaro Terada asegura que «los resultados de nuestra han proporcionado una perspectiva novedosa sobre la ciencia de la Tierra y la ciencia planetaria. Producirán una amplia gama de efectos en varios campos de investigación».

Una lluvia de asteroides pudo haber traído a la Tierra una gran cantidad de fósforo, afectando el ambiente de la superficie. Una reciente lluvia de asteroides tipo C puede haber contaminado la superficie lunar con elementos volátiles.

Y además, especial sobre la Luna en ‘Todo es Moontira’

Read Entire Article